21 de octubre de 2012

Atlas IV

Nos quedan dos jornadas por delante más montañeras que biciclísticas. Hoy por delante 1300metros con las bicicletas en las mulas. Después una bajada cuasi imposible hasta el refugio Neltner.

Increible la capacidad de los muleros y de las mulas para sortear los obstáculos de un valle que se empina cada vez más hasta que salva el collado de Ounaoums de poco menos de 3700 metros.



Amanece en el lago de Ifni. Levantar el campamento y el cargado de las mulas es ya un trabajo automático.



Primeros pasos por un paisaje lunar.



Franceses tomando un respiro.



El grupo avanza ligero. Sin bicis a la chepa parece que no cuesta.



Las últimos metros se salvan con las bicis a cuestas. Así evitamos que nos lleve el aire en el temido collado de Ouanoums.



El Jipi intratable ciclando en altura.



Terreno duro, aspero y agresivo.



Collado de Ouanoums.



Alfonso incubando un trancazo de campeonato.



Potxito haciendo lo imposible para encadenar tramos muy complicados.



El fortísimo viento no ayuda y se empeña en no dejarnos avanzar sin lanzar pies al suelo.



Es posible ciclar e incluso, alguno disfruta...



Llegando al Refugio de Neltner.

En el refugio estamos sorprendentemente temprano. En menos de 5 horas estamos comiendo opíparamente y después aprovechamos para cometar la el día, ver las fotos y proyectar la última jornada...Ataque al Toubkal...con bici? Lahcen, nuestra guía nos aconseja dejarlas en el refugio, pero yo voy convencido de hacerlo con ruedas.

Solamente abandonaría a mi fiel compañera si el viento fuera tan fuerte como para que resulte peligroso. Y al consultar la Meteo, dan rachas máximas de 25km/h. Eso dista bastante de ser peligroso, así que nos acostamos con opiniones de todo todo tipo: Alfonso casi seguro que será baja por encontrarse fatal. Chus, a no se que por la noche asfalten la subida se quedará haciendo el bago. Antonio tan pronto sube la bici como que no, al Jipi, con su carácter, disfrutará de cualquier manera y no se plantea nada. Dani, Potx y yo convencidos de llevar ruedas. Por último Julius y Asier dudan y lo decidirán al amanecer.



Resultado, 4 bicis y 4 a pie incluyendo a nuestro amigo Lahcen...EMPATE!!!

Los primeros compases resultan duros mientras los riñones se adaptan a la arrancada desde el primer momento con los biciclos a hombros. Además hace fresco como así lo atestiguan los charcos helados.

Para mejorarlo está una primera rampa dura con mucha piedra que van minando nuestras fuerzas mentales. Otro punto negativo es el viento. Las rachas no son de 25km/h sino de más de 120 en algunos puntos, por lo que los pensamientos son del tipo...QUIEN COJONES ME MANDARA EMPRENDER TAL EMPRESA!!! Pero pronto hago oídos sordos y pongo un ritmo firme para terminar con ese viento atolondrador.



Potxito por encima de los 4000.



Semblante de expedicionario...pero fijense en su mano...sisisisi...las chanclas de la suerte!



El turno de Dani entre los numerosos hitos de la cumbre.



Lahcen aprovecha para ciclar en la cima del Toubkal.



Foto de rigor en la cima y desde ahí los proyectos empiezan a brotar...que si la travesía desde el M'Goun, que si a los bosques de cedros, que si el medio Atlas para la bici es acojonannnte. Pero hay que dejar de soñar y apretar el culo para la bajada.



Desde aquí no se aprecia la dificultad del camino...a eso hay que sumar el incómodo viento.



Descansando a media bajada.



Oscar hilando fino en alguno de los tramos que se dejan trabajar de una bajada que hay que hacer al menos una vez en la vida. Siendo positivo, quiero pensar que la ciclabilidad, para mi, sería del 60%. Y aunque alguno me llame loco, de ahí no bajo.



Desde el Neltner nos queda lo más sencillo hasta Imlil.



Jimbo más recuperado encadena grandes pasos.



Potx tocado por la barita mágica logra pasar lo imposible en un momento en el que yo me vine abajo.



El baqueteo de un pedregal continuo nos deja con esta pinta de despojo humano.



Y esta es la recompensa con la que nos reciben en el Albergue Lepiney.



Una circular con un concepto abarcador, montañero, técnico y muchos adjetivos más es la que compartimos 9 locos por la montaña y de las bicis. Una ruta que cuesta digerir pero que a buen seguro que ha hecho sentir sensaciones nuevas para algunos. El poder circular entre pueblos, entre las gentes del lugar y en un enclave anclado en el pasado, hace de Marruecos el lugar perfecto para la aventura. El grupo que nos juntamos fue cojonudo y a mi personalmente me ha hecho pasar una travesía inolvideibol...alguno seguro que no piensa lo mismo, pero tampoco se olvidará fácilmente. También se echó de menos a unos cuantos...la próxima será...



Si alguien quiere disfrutar de esta u otra ruta que se ponga en contacto con Antonio y su empresa ABARCANDO. A buen seguro que le impresiona con los horizontes que le puede llevar a descubrir este gran hombre y su peculiar manera de proceder...Abarcandora!!!


9 comentarios:

  1. GRANDE MIKEL

    saludos

    Javi(cuñator)

    ResponderEliminar
  2. Muy buena. Impresionantes vistas allí arriba!!! Y también las vistas de poblados y resquicios que se ven desde arriba en picado.

    A por la siguiente

    DAVID

    ResponderEliminar
  3. Muy muy buena Mikel. ¿¿ Quizás ha faltado una foto de cima ?? Ahora a soñar con el siguiente viaje...

    ResponderEliminar
  4. Gracias Antonio. Ya os pedí fotos y no hubo respuesta. Si me mandais las incluyo.

    ResponderEliminar
  5. GRANDES!!! Tremenda aventura, enhorabuena.
    Muy bueno el relato Mikel.

    ResponderEliminar
  6. Dioossssssss!!!!
    Pero si tengo envidia hasta yo, que he estao!!!
    Quehacemoselañoquevienequehacemoselañoquevienequehacemoselañoquevienequehacemoselañoqueviene......diooooooosssssss!!!!
    Potxato Turul

    ResponderEliminar
  7. Potxato, te veo algo alterado jaja
    Que buena cronica

    ResponderEliminar